Photo

    I just unlocked the Green It Mean It on FOX sticker on tvtag



    
    
        19552 others have also unlocked the Green It Mean It on FOX sticker on tvtag
    
    



    Happy Earth Month! Visit fox.com/greenitmeanit for special “Green Tips” from some of your favorite FOX stars. Share this one proudly. It’s from our friends at FOX.

I just unlocked the Green It Mean It on FOX sticker on tvtag

19552 others have also unlocked the Green It Mean It on FOX sticker on tvtag

Happy Earth Month! Visit fox.com/greenitmeanit for special “Green Tips” from some of your favorite FOX stars. Share this one proudly. It’s from our friends at FOX.

Video
Photo

    I just unlocked the Cosmos: A Spacetime Odyssey Premiere Catch-up sticker on tvtag



    
    
        1589 others have also unlocked the Cosmos: A Spacetime Odyssey Premiere Catch-up sticker on tvtag
    
    



    You’re catching-up on the premiere of Cosmos: A Spacetime Odyssey. Share this one proudly. It’s from our friends at FOX.

I just unlocked the Cosmos: A Spacetime Odyssey Premiere Catch-up sticker on tvtag

1589 others have also unlocked the Cosmos: A Spacetime Odyssey Premiere Catch-up sticker on tvtag

You’re catching-up on the premiere of Cosmos: A Spacetime Odyssey. Share this one proudly. It’s from our friends at FOX.

Photo
"… there is nothing beyond the seas, …" #Zelda #LinksAwakening #Link #Gbc #Koholint

"… there is nothing beyond the seas, …" #Zelda #LinksAwakening #Link #Gbc #Koholint

Quote
"

Lloyd no era joven.
Nunca había pretendido esperar tanto para casarse, pero… Pero el trabajo se había interpuesto, y… No, no era eso.

Debía ser honesto y enfrentarse a ello.
Se consideraba un buen hombre, amable y gentil, mas… Mas, para ser sinceros, no estaba pulido, no era un buen partido; a Michiko no le había costado mejorar su vestuario porque, por supuesto, prácticamente cualquier cambio hubiera sido para mejor.
Oh, sí, las mujeres (y los hombres, ya puestos) decían que sabía escuchar, pero él sabía que no era porque fuera sabio, sino porque no sabía exactamente qué él sabía que no era porque fuera sabio, sino porque no sabía exactamente qué decir en cada ocasión. Y se sentaba a absorber, a tomar los valles y las cimas de las vidas de los demás, las dificultades y problemas de aquellos cuya existencia tenía más variación, más emoción, más angustia que la suya.

Lloyd Simcoe no tenía éxito con las mujeres; no sabía contar anécdotas; no se le conocía por sus ingeniosas conversaciones de sobremesa.
Sólo era un científico, un especialista en plasma de quarks y gluones, un típico pringado que había comenzado por no saber lanzar la pelota de béisbol, que había pasado la adolescencia con la nariz enterrada en libros, cuando los demás afilaban sus capacidades sociales en mil y una situaciones distintas. Y los años quedaban atrás: los veinte, los treinta y, ahora, casi los cuarenta. Sí, había triunfado en el ámbito laboral y había tenido citas de vez en cuando, pero nada que tuviese aspecto de ser permanente, ninguna relación que pareciera destinada a soportar la prueba del tiempo.

Hasta que conoció a Michiko.
Era como llevar unos cómodos zapatos. El modo en que se reía con sus chistes, y él con los de ella. El modo, a pesar de haber crecido en sociedades enormemente distintas (él en la conservadora y rural Nueva Escocia; ella en el abrumador y metropolitano Tokio), en que compartían las ideas políticas y morales, como si fueran (el término llegó claramente de nuevo a su mente) almas gemelas, destinadas a estar siempre juntas. Sí, ella se había casado y divorciado, y sí, era madre, pero a pesar de todo parecían sincronizados por completo, hechos el uno para el otro.

Pero ahora…
Ahora parecía que también aquello era una ilusión.
El mundo podía seguir pugnando por decidir qué realidad reflejaban las visiones (si es que reflejaban alguna), pero Lloyd ya las había aceptado como hechos, verdaderas muestras del mañana, del continuo espaciotemporal inalterable en el que siempre había sabido que vivía.

"

==========

Flashforward (Recuerdos del futuro) (Robert J. Sawyer)

- Subrayado en la página 82 | Pos. 1247-66  | Añadido el jueves 14 de noviembre de 2013 14H11’ GMT-06:01

Photo
No puede huir eternamente

No puede huir eternamente

Photo
Además que tengo un pendiente de ya días por leer…. #Rayuela #libros #Lectura #leer #Cortazar

Además que tengo un pendiente de ya días por leer…. #Rayuela #libros #Lectura #leer #Cortazar

Quote
"


-Cómo sabes que no me importa, qué sabes de mí para decidir por tu cuenta lo que a mí me importa o no?.
-No te enfades, no tuve intención de molestarte.
-Los hombres son todos iguales, piensan que con haber nacido de barriga de mujer, ya lo saben todo de las mujeres.
-Yo de mujeres sé poco, de ti, nada, y en cuanto al hombre, para mí, tal como van las cosas, ahora soy un viejo, y tuerto además de ciego.
-No tienes nada más que decir contra ti.
-Mucho más, no puedes ni imaginar la lista negra de mis auto recriminaciones y cómo crece a medida que los años van pasando, joven soy yo, y ya voy bien servida.
-Aún no has hecho nada verdaderamente malo.
-Cómo puedes saberlo si nunca has vivido conmigo?.
-Sí, nunca he vivido contigo.
-Por qué repites en ese tono mis palabras?
-Qué tono?.
-Ése.
-Sólo he dicho que nunca he vivido contigo…
-El tono, el tono, no finjas que no me entiendes.
-No insistas, te lo ruego.
-Insisto, necesito saberlo, Volvamos a las esperanzas.
-Pues volvamos, El otro ejemplo de esperanza que me negué a dar era ése
-Ese, cuál?.
-La última autorecriminación de mi lista
-Explícate, por favor, no entiendo de galimatías.
-El monstruoso deseo de que no recuperemos la vista,
-Por qué?.
-Para seguir viviendo así.
-Quieres decir todos juntos, o tú conmigo?.
-No me obligues a responder.
-Si fueses sólo un hombre podrías esquivar la respuesta, como hacen todos, pero tú mismo acabas de decir que eres un viejo, y un viejo, si haber vivido tanto sirve de algo, no debería volverle la cara a la verdad.
-Responde, Yo contigo.
-Y por qué quieres vivir conmigo.
-Esperas que te lo diga delante de todos?.
-Cosas más sucias, más feas, más repugnantes hemos hecho unos ante los otros, seguro que no será peor lo que tienes que decirme.
-Sea, si lo quieres, porque al hombre que aún soy le gusta la mujer que tú eres.
-Tanto te ha costado hacer una declaración de amor?.
-A mi edad uno tiene miedo al ridículo.
-No ha sido ridículo, Olvidemos esto, por favor.
-No tengo intención de olvidar ni dejarte que olvides, Es un disparate, me has obligado a hablar, y ahora, Y ahora me toca a mí.
-No digas nada de lo que puedas arrepentirte, recuerda lo de la lista negra.
-Si yo soy sincera hoy, qué importa que mañana tenga que arrepentirme.
-Cállate, Tú quieres vivir conmigo, y yo quiero vivir contigo.
-Estás loca, Viviremos juntos aquí, como un matrimonio, y juntos seguiremos viviendo si tenemos que separarnos de nuestros amigos, dos ciegos pueden ver más que uno.
-Es una locura, tú no me quieres.
-Qué es eso de querer?, yo nunca quise a nadie, sólo me acosté con hombres.
-Estás dándome la razón.
-No. lo estoy, Has hablado de sinceridad, respóndeme sinceramente si es verdad que me quieres.
-Te quiero lo suficiente como para querer estar contigo, y esto es la primera vez que se lo digo a alguien.
-Tampoco me lo dirías a mí si me hubieras encontrado antes, un hombre viejo, medio calvo, el pelo que le queda blanco, con una venda en un ojo y una catarata en el otro.
-No lo diría la mujer que entonces era, lo reconozco, quien lo ha dicho es la mujer que ahora soy.
-Veremos entonces qué va a decir la mujer que serás mañana.
-Me pones a prueba?.
-Qué idea, quien soy yo para ponerte a prueba, la vida es quien decide estas cosas, Una la ha decidido ya.

Tuvieron esta conversación cara a cara, los ojos ciegos de uno clavados en los ojos ciegos del otro, los rostros encendidos y vehementes, y cuando, por haberlo dicho uno de ellos y por quererlo los dos, concordaron en que la vida había decidido que vivieran juntos, la chica de las gafas oscuras tendió las manos, simplemente para darlas, no para saber por dónde iba, tocó las manos del viejo de la venda negra, que la atrajo suavemente hacia sí, y se quedaron sentados los dos, juntos, no era la primera vez, claro está, pero ahora habían sido dichas las palabras de recibimiento.
Ninguno de los otros hizo comentarios, ninguno dio la enhorabuena, ninguno expresó votos de felicidad eterna, los tiempos, en verdad, no están para festejos e ilusiones, y cuando las decisiones son tan graves como parece haber sido ésta, nada tendría de sorprendente que alguien hubiera pensado que hay que ser ciego para comportarse de este modo, el silencio es el mejor aplauso.

"

==========

Ensayo sobre la ceguera (José Saramago)

- Nota en la página 264 | Pos. 4037  | Añadida el jueves 25 de abril de 2013 08H13’ GMT-06:01

Ensyo sobre la ceguera

==========

Quote
"Toda la sala comprendió que había sido pura caridad lo que llevó a la chica de las gafas oscuras a ofrecerse al viejo de la venda negra, pero hubo hombres, de los sensibles y soñadores, que, habiendo gozado de ella, se pusieron a devanear, a pensar que no había mejor premio en este mundo que encontrarse un hombre tendido en su cama, solo, imaginando imposibles, y descubrir que una mujer acaba de levantar los cobertores muy, despacio y bajo ellos se insinúa, rozando lentamente el cuerpo a lo largo del cuerpo, hasta quedarse quieta al fin, en silencio, a la espera de que el ardor de las sangres apacigüe el súbito temblor de la piel sobresaltada.
Y todo esto por nada, sólo porque ella lo quiso. Son fortunas que no andan por ahí al desbarato, a veces es preciso ser viejo y llevar una venda negra tapando una órbita definitivamente ciega. O quizá, ciertas cosas es mejor dejarlas sin explicación, decir simplemente lo que ocurrió, no interrogar lo íntimo de las personas."

==========

Ensayo sobre la ceguera (José Saramago)

- Subrayado en la página 262 | Pos. 4007-37  | Añadido el miércoles 24 de abril de 2013 23H37’ GMT-06:01

Quote
"…
Lentamente, el marido y el primer ciego caminaban hacia la puerta, recogiendo, de un lado y de otro, lo que cada uno tenía para entregar, algunos protestaban diciendo que aquello era una vergüenza, que les estaban robando, y era la pura verdad, otros se deshacían de sus posesiones con una especie de indiferencia, como si pensasen que, bien vistas las cosas, no hay en el mundo nada que, en sentido absoluto, nos pertenezca, verdad ésta no menos transparente.
=========="

Ensayo sobre la ceguera (José Saramago)

- Subrayado en la página 123 | Pos. 1883-87  | Añadido el domingo 21 de abril de 2013 13H02’ GMT-06:01